TALLERES RECONEXIÓN A MADRE TIERRA: EL ÁRBOL DE LA VIDA

TALLERES RECONEXIÓN A MADRE TIERRA: EL ÁRBOL DE LA VIDA

CICLO DE TALLERES DE CONEXIÓN A MADRE TIERRA

“EL ÁRBOL DE LA VIDA”

TALLER I: LA SEMILLA

TALLER II: RAÍZ Y BROTE

TALLER III: CRECIMIENTO

TALLER IV: FLOR Y FRUTO

TALLER V: MUERTE: DESECHANDO LO QUE YA NO SIRVE

TALLER VI: SOMOS PARTE DE LA TIERRA

La propuesta de estos talleres surge como resultado de un largo Invierno Interior. Desde pequeña, ante un incendio forestal “imaginaba” a los árboles y a los animales chillando, tratando de huir asfixiados, sin poder hacerlo. Había mucho dolor allí.

Paralelamente, crecí hasta cierto punto, separada de mí misma, sin conocerme realmente, sintiendo que no cumplía con las expectativas, necesitando cosas o un nivel de comprensión desde un punto de vista diferente al habitual. Con necesidades espirituales muy intensas; tanto, que la religión no tardó en dejarme grandes vacíos y lagunas… las cosas no encajaban.

Entonces, surgió el primer paso de un nuevo camino, de la mano del Método Silva de Autocontrol, que me abrió puertas insospechadas… que no tardaron en dejar grandes interrogantes y lagunas, quedándose muy pequeñas sus respuestas nuevamente…

Con las prisas y encontronazos de la vida, viajé por dos caminos paralelos: uno, con una sensibilidad cada vez mayor hacia las plantas y los animales, hacia la vida. Otro, que me alejaba de mí misma, pues cerraba mi corazón, dejando el dolor dentro: era necesario modificar ese segundo camino.

Un accidente de coche me obligó a hacer un pequeño pero fundamental parón en mi vida. Por primera vez fui consciente de que vivía atropelladamente, y que aquel no era mi ritmo. Aún trabajo en ello.

Tiempo después llegó el primer embarazo y con él, la formación en la Técnica Craneosacral. Por fin todo empezaba a encajar… hasta que el niño nació y me vi envuelta en la tempestad más dura y larga de mi vida. Por diferentes circunstancias, la mayoría de los procesos interiores y muchos exteriores, me tocó pasarlos en soledad, con muy poca ayuda externa. Lo cual me llevó a ser intensamente consciente de muchas cosas, entre ellas, la soledad de la maternidad para muchas mujeres, las trampas de la falsa conciliación laboral con la vida familiar, y el miedo general de la sociedad a avanzar escuchando el corazón, al contacto físico, y tantas otras cosas que nos nutren que verdad. Muchas otras cosas también, pero sobretodo este miedo a escuchar el corazón, me llevó a la certeza de que esta sociedad había elegido avanzar separándose del corazón, por un camino puramente tecnológico, desarraigado de la Tierra, de las emociones, alejándose cada vez más de sí mismo y de sus congéneres. Y que este camino está poniendo en grave peligro nuestra propia capacidad de supervivencia como especie en la Tierra (y la de muchas otras especies también), pues ni la sentimos como parte de nosotros, ni como parte fundamental de la vida, ni le damos tiempo a regenerarse, ni le agradecemos prácticamente nada. Por supuesto, tampoco la escuchamos.

Paralelamente, eso mismo tendemos a hacer con nosotros mismos y con nuestros congéneres: a cada muchos, por diversos motivos, nos faltan raíces, o las tenemos débiles. Actuamos por inercia social, sin pararnos a escuchar quiénes somos realmente, qué hemos venido a hacer aquí. Qué es lo que el mundo y la vida nos regalan cada día, qué es lo que cada uno de nosotros regalamos a la vida y al mundo cada día… ¿Y a nosotros mismos? ¿Qué conexión tenemos y sentimos con el mundo que nos rodea?¿Qué hacemos por alimentarla?¿Qué sabemos de la vida exterior de y su capacidad de sentir y transmitir?

Así pues, después de un largo Invierno Interior, este ciclo de talleres surge para aportar herramientas, compartir experiencias y momentos que nos lleven de vuelta a nuestro interior, a renacer, a redescubrir a qué hemos venido aquí y qué recursos tenemos para materializarlo. Y por supuesto, a reconectarnos con la Tierra que da soporte físico a nuestro ser, aquí y ahora.

Cada taller es independiente de los demás, aunque por supuesto, todos ellos trabajan cuestiones importantes, bajo mi punto de vista.

El OBJETIVO GENERAL  de todos los talleres, es por tanto, proporcionar herramientas prácticas y útiles para el autoconocimiento y la expansión de conciencia.

Los objetivos particulares pasamos a verlos en cada taller.

Los RECURSOS a utilizar, aunque pueden variar un poco en cada taller, en general son:

  • Visualizaciones y meditaciones
  • Música
  • Libre movimiento (expresión corporal)
  • Puesta en común de lo vivido (opcional)
  • Pequeñas propuestas para el día a día
  • Semillas, brotes, raíces, plantas, flores y frutos de diferentes especies
  • Mandalas
  • Pequeños fragmentos literarios

 

 

TALLER I: LA SEMILLA

OBJETIVOS PARTICULARES:

  • Llevarnos a la toma de conciencia de nosotros mismos, y la similitud de las diferentes etapas de nuestra vida con las de otros seres vivos.
  • Volver la vista hacia nuestro interior, cuestionar quiénes somos y si realmente estamos viviendo conforme a nuestra naturaleza y conciencia.
  • Aumentar la capacidad de concentración.
  • Fomentar la empatía.
  • Ampliar nuestra capacidad sensorial y de percepción del mundo.
  • Valorar “la concepción de proyectos” desde otro punto de vista, basados en el corazón, sin desechar la razón.
  • Facilitar el aprendizaje de la autoescucha como paso previo a materializar lo que el corazón nos pide.
  • Conocer herramientas para alimentar nuestros sueños.
  • Acercarnos a procesos y situaciones en nuestra vida que se repiten y nos anclan, sin permitirnos avanzar.

 

TALLER II: RAÍZ Y BROTE

OBJETIVOS PARTICULARES:

  • Avanzar en la toma de conciencia de nosotros mismos, y la similitud de las diferentes etapas de nuestra vida con las de otros seres vivos.
  • Aumentar la capacidad de concentración.
  • Avanzar en el camino de la empatía: ¿qué necesitan mis proyectos/o proyectos ajenos, para poderse desarrollar, y cómo necesitan recibirlo? ¿Puedo/quiero aportar algo? Quienes me rodean, ¿quieren/pueden aportar algo?¿Lo hacen? ¿Lo hago?
  • Ampliar nuestra capacidad sensorial y de percepción del mundo.
  • Permitir y facilitar el nacimiento y crecimiento de nuestros proyectos.
  • Aportar herramientas para “tomar tierra”, para estar en el presente, aquí y ahora, como paso necesario para materializar nuestros proyectos.
  • Profundizar en la capacidad de autoescucha.
  • Aumentar las herramientas para alimentar nuestros sueños.
  • Acercarnos a procesos y situaciones en nuestra vida que se repiten y nos anclan, sin permitirnos avanzar y profundizar en ellos, y enfrentarnos a ellos… si así lo decidimos.
  • Poner en perspectiva nuestra capacidad para reaccionar ante imprevistos o situaciones incómodas.

 

 

 

 

 

TALLER III: CRECIMIENTO

 

OBJETIVOS PARTICULARES:

 

  • Profundizar la toma de conciencia de nosotros mismos, y la similitud de las diferentes etapas de nuestra vida con las de otros seres vivos.
  • Aumentar la capacidad de concentración.
  • Avanzar en el camino de la empatía: ¿me permito crecer?¿Permito crecer a otros?¿En qué consideración tengo a otros seres de la Tierra?
  • Ampliar nuestra capacidad sensorial y de percepción del mundo.
  • Permitir y facilitar el crecimiento de nuestros proyectos, guiados por nuestro corazón, en lugar de dejarnos llevar por la corriente social.
  • Aportar herramientas para seguir creciendo, tomando consciencia de que no somos los únicos que crecemos, que hay muchas vidas creciendo a nuestro alrededor e interaccionando con nosotros.
  • Tomar conciencia sobre cómo afectan nuestras vidas y proyectos a otros, cómo afecta el de los otros al nuestro. Buscar soluciones a las trabas del camino.
  • Desde la autoescucha, valorar cuáles son nuestras creencias reales, y cuáles han sido implantadas. Ser conscientes de cuáles nos guían.
  • Enfrentarnos a procesos y situaciones que dificultan nuestro crecimiento interior y el de nuestros proyectos. ¿Qué podemos aprender de ellas?¿ Qué nos enseñan?

 

 

 

 

TALLER IV: FLOR Y FRUTO

 

OBJETIVOS PARTICULARES:

 

  • Profundizar la toma de conciencia de nosotros mismos, y la similitud de las diferentes etapas de nuestra vida con las de otros seres vivos.
  • Aumentar la capacidad de concentración.
  • Avanzar en el camino del autoconocimiento y de la empatía: ¿qué frutos dan mis esfuerzos? ¿Qué los bloquea? ¿cómo afecta mi vida a otras formas de vida? ¿Me muevo en consonancia y crecimiento con la tierra en la que vivo, conmigo misma, o voy a contracorriente?
  • Valorar si hemos aumentado nuestra capacidad de autoescucha y percepción del entorno desde el comienzo de los talleres.
  • Permitir y facilitar la floración y fructificación de nuestros proyectos, guiados por nuestro corazón, y disfrutar con ello.
  • Valorar la flor y/o fruto que somos, en todo lo que somos, y a la vez, valorar la flor y fruto que son otros, en todo lo que son, respetándonos en nuestra esencia vital, respetándolos en su esencia vital.
  • Desde la autoescucha, valorar cuáles de nuestras creencias implantadas hemos sido capaces de reconocer, cuáles hemos derribado, cuáles siguen ahí. Tomar conciencia de cómo afectan a la flor y fruto que mostramos, a nosotras mismas y al mundo.
  • Ser capaces de reconocernos y aceptarnos como somos actualmente, amarnos, disfrutando de lo que hemos logrado en la vida, y agradecerlo. Incluyendo aquellas cosas que nos traban y aún no hemos conseguido cambiar. Reconoceremos su papel en nuestra historia.

 

 

 

TALLER V: MUERTE: DESECHANDO LO QUE YA NO SIRVE

OBJETIVOS  PARTICULARES:

  • Reconocer el final de cada etapa.
  • Soltar lo que ya no necesitamos, lo que nos obstaculiza.
  • Aceptar la muerte como un cierre de un capítulo de la vida, en lugar de cómo un final.
  • Permitirnos renunciar a lo que no somos, para descubrir quiénes somos realmente.
  • Reconocer el valor de lo que soltamos, como alimento para futuras semillas, para futuros proyectos: nada se pierde. La Tierra cambia todo lo que toca, todo lo que toca cambia.
  • Valorar cuáles de nuestros proyectos o semillas han llegado a su final, y cuáles tienen una vida plena por delante.
  • Reconocer proyectos que hemos dejado morir por el camino. ¿Qué aprendizaje sacamos de ellos, y de la situación en la que esto ocurrió?
  • Permitirnos renacer, a quienes realmente somos ahora, transformados por todo el aprendizaje asimilado en la vida. Y alegrarnos, felicitarnos por ello, desde el corazón.

 

 

TALLER VI: SOMOS PARTE DE LA VIDA

 

OBJETIVOS PARTICULARES:

  • Reconocernos en nuestra pequeñez y grandeza en la vida, como una pequeñísima parte de esta, pero indispensable, con un proyecto de vida que aportar único, irrepetible y maravilloso.
  • Aumentar nuestra capacidad de reconocer la vida de otros seres de la Naturaleza.
  • Observar los objetos cotidianos con una nueva perspectiva, desde el corazón.
  • Desde la autoescucha, acercarnos a la escucha del otro, valorando lo que nos convierte en comunidad, frente a individuos aislados. ¿Cómo me muevo fluidamente contigo, ayudándonos mutuamente en lugar de trabarnos?
  • Reconocer los puntos en los que somos autónomos, y aquellos otros en los que necesitamos a la comunidad para desarrollarnos. Y viceversa.
  • Aceptarnos como semilla, brote, retoño, joven, adulto y flor y fruto, y muerte a la vez. Reconocer las partes de nosotras mismas que se hallan en cada fase.
  • Acercarnos a la armonización de todos estos procesos simultáneos.