Las terapias alternativas en nuestra sociedad

Las terapias alternativas en nuestra sociedad

Recientemente me hallaba yo buscando definiciones de terapias alternativas, por curiosidad más que nada. Y caí en uno de los lugares más utilizados habitualmente en la búsqueda de información por la web, que es la wikipedia. Esperaba encontrar una definición más o menos imparcial, pero más bien fue todo lo contrario. Copio la definición que hallé:» Medicina alternativa o medicina natural son términos que designan los diversos procedimientos («terapias») empleados con el fin de curar a las personas, que no pertenecen al campo de la medicina convencional y que carecen de denominador común, excepto la falta de evidencias científicas de su eficacia1 y cuya efectividad no ha sido probada consistentemente.2 Tales procedimientos no están reconocidos institucionalmente en la gran mayoría de los países y usualmente se ejercen en el ámbito de la práctica privada por personas que no poseen un título otorgado por alguna institución oficial.»

Este solo es el primer párrafo, quien quiera leerla entera puede acudir a la wikipedia, y la hallará en toda su extensión, y en la misma línea, salvo que para cuando lo haga, ya hayan corregido la definición.

Personalmente pienso que es una definición irreal, falsa (sí hay evidencias científicas, el método científico hay que adaptarlo a cada situación, y la demostración y el trabajo empíricos son la base de la ciencia), que lleva a pensar que lo no oficial es fraude. Además, cae en una gran falta de respeto hacia todas las personas que trabajamos concienzudamente en estas terapias, y que si no tenemos titulación oficial es porque esta no existe, aunque la Comunidad Económica Europea lleva ya tiempo pidiendo que se regulen las terapias alternativas en nuestro país, pues vamos a la cola de Europa. La definición aportada me parece muy parcial. Entiendo que hay gente que no cree en la efectividad de estas terapias, igual que hay gente que no cree en la bondad de la medicina alopática, y la rechaza con todas sus fuerzas. Pero el hecho de que alguien no crea en ello no es motivo suficiente para descalificarla. Puede que no se hayan encontrado buenos profesionales en estas áreas, o que no los hayan buscado, o que incluso aun habiéndolos encontrado no hayan podido ayudarles a ellos o a sus seres cercanos. También yo me he encontrado malos profesinales en la medicina alopática, y no por ello considero que esta medicina sea un fraude ni que todos los que en ella trabajan carezcan de profesionalidad. Conozco grandes profesionales en un área y en otra, gente que hace todo lo que está en su mano por ayudar a quien acude a su consulta, personas que cada dían se esfuerzan por mejorar, escuchar, respetar y aprender.

Al final de la definición me encontré con notas indicando que la definición está en discusión por ser considerada como muy parcial por algunos usuarios. En la página de la discusión figura un enlace a la OMS en el que se hallan las siguientes deficiniciones:

«Los siguientes términos se han extraído de las Pautas Generales para las Metodologías de Investigación y Evaluación de la Medicina Tradicional (General Guidelines for Methodologies on Research and Evaluation of Traditional Medicine).

Medicina tradicional

La medicina tradicional es todo el conjunto de conocimientos, aptitudes y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias indígenas de las diferentes culturas, sean o no explicables, usados para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas o mentales

Medicina complementaria/alternativa

Los términos «medicina complementaria» y «medicina alternativa», utilizados indistintamente junto con «medicina tradicional» en algunos países, hacen referencia a un conjunto amplio de prácticas de atención de salud que no forman parte de la propia tradición del país y no están integradas en el sistema sanitario principal.»

Vale, esto me parece más objetivo, más real, más respetuoso. Tal como yo lo veo, es un tema básicamente de conciencia. Pero lo es en la salud, en la educación y en cualquier profesión: fraude hay en todas partes, y bondad, entrega y respeto también. Yo apuesto por las terapias alternativas y por una visión holística de la vida. Me consta que cada vez más personas también lo hacen. Sigo apostando porque cada uno aportemos nuestro granito de arena a este mundo, con el corazón en la mano, con franqueza, y con respeto. Necesitamos cooperar. Necesitamos avanzar.