ESENCIAS FLORALES

ESENCIAS FLORALES

¿QUÉ SON LAS ESENCIAS FLORALES?

Son preparados creados a partir de extractos florales de determinadas plantas conservados en una solución alcohólica. Pueden ser utilizados de forma eficaz para ayudarnos a sobrellevar determinados estados emocionales de nuestra vida, así como para potenciar los efectos sanadores de otras formas de medicina, incluida la medicina convencional o alopática, con la que son perfectamente compatibles.

La más conocida actualmente es la ideada por el Dr. Bach (Flores de Bach), que además está reconocida por la OMS desde 1976 como un sistema sencillo, útil, económico, eficaz y carente de efectos secundarios o tóxicos.

Existen otros sistemas que pueden ser usados conjuntamente o por separado, como es el Sistema de Esencias Florales de Nueva Generación o del Mediterráneo.

¿CÓMO ACTÚAN LAS ESENCIAS FLORALES?

Pertenecen al grupo de Terapias Vibracionales. El modo en que han sido preparadas y son conservadas hace que mantengan la cualidad energética de la flor de la que provienen, y que nos transmiten.

Actúan al entrar en contacto con nuestro campo energético, trabajando sobre el mismo en primer lugar, para pasar luego al cuerpo físico.

Esta forma de trabajar holística nace de la visión del Dr. Bach, según la cual, la enfermedad no es puramente física, sino que sucede primero un desequilibrio o alteración en las áreas emocionales, y si el esta situación se mantiene, pueden aparecer las enfermedades correspondientes en el cuerpo físico posteriormente.

¿CÓMO SE ADMINISTRAN LAS ESENCIAS FLORALES?

Habitualmente se toman por vía oral en gotas. Pero también puede realizarse una aplicación tópica de las mismas, directamente o preparándolas en geles y cremas especiales que conserven las propiedades de las flores. Incluso pueden utilizarse en sprays, pulverizando al paciente o al entorno.  La forma de aplicación óptima dependerá de cada caso.

¿EN QUÉ CASOS SON ÚTILES LAS ESENCIAS FLORALES?

Pueden ser útiles en numerosas situaciones:

  • Como potenciadores de la terapia habitual
  • Alergias
  • Alteraciones digestivas
  • Ante cambios importantes en nuestras vidas (duelos, separaciones, pérdida de seres queridos)
  • Enfermedades repetitivas
  • Infecciones
  • Inflamaciones
  • Limpiezas y drenajes
  • Miedo y estrés
  • Problemas comportamentales