El poder del pensamiento en nuestras vidas

El poder del pensamiento en nuestras vidas

Hace un tiempo me regalaron el libro “El Secreto”, de Rhonda Byrme. La sencillez con la que está escrito es pasmosa, tanto, que a menudo me encontraba a mí misma diciendo: esto ya lo sé. Y lo decía convencida. ¿Cuál era el fallo? Que era mi cabeza, mi parte racional, la que lo sabía. Pero no lo tenía integrado en mi vida.

¿De qué habla “El Secreto”? Pues básicamente explica la “Ley de Atracción”, que viene a decir que todo aquello que pensamos es lo que atraemos a nuestras vidas.  Desde pequeña, cuando alguien se quejaba mucho, oía decir: “uno decía “me muero, me muero, me muero” y se murió”. De una forma u otra todos hemos oído hablar de esta “Ley de Atracción” que hoy está tan de moda. Pero una cosa había que mi cabeza lógica desconocía: el universo, la vida, la naturaleza desconocen la palabra “NO”. Es una noción quizás añadida por nosotros, y por tanto la naturaleza se la salta. Eso es lo que defiende también la “Ley de Atracción”. Es decir, si yo cuando voy conduciendo miro hacia el barranco que tengo al lado, mientras pienso “no quiero ir ahí, no quiero caer”, ¿qué creéis que pasará? ¿Hacia dónde me estoy enfocando realmente? ¿Hacia donde (no) quiero ir? Quizás haría mejor en mirar hacia la carretera, dejar que el coche se mueva con sus curvas, enfocarme en lo que realmente quiero.

Más adelante, en mi segundo embarazo, entré en contacto con la Noesiología, del Dr. Escudero, un excelente médico y cirujano que lleva más de 30 años operando sin anestesia química (de entre los numerosos vídeos que tiene en youtube, he seleccionado el que sigue: http://www.youtube.com/watch?v=qSwO6tysNIg). Nuevamente resonó en mí hasta qué punto con nuestros pensamientos y palabras nos creamos como somos cada día.

Recordé  también la estupenda investigación llevada a cabo por el autor japonés Emoto Masaru (Mensajes del Agua, podéis ver el documental en el siguiente enlace: http://www.youtube.com/watch?v=01gYfRr4boI‎), y siguió vibrando en mí la siguiente pregunta: ¿cómo me construyo a mí misma cada día?

Actualmente vemos numerosas campañas contra la corrupción, contra el cáncer, diciendo NO a la desigualdad social, etc. Aquí es donde debemos preguntarnos: ¿hacia dónde nos estamos enfocando, hacia lo que queremos o hacia lo que nos disgusta? Si escuchamos en integramos en nosotros la “Ley de Atracción” y la “Noesiología”, si nos resuena algo de esto y consideramos que vale la pena intentar cambiar un poco, quizás podríamos comenzar por reformular nuestras peticiones, nuestros apoyos y nuestros motivos de lucha en positivo: los lemas podrían ser “a favor de que todos tengan comida”, “a favor de la igualdad de oportunidades”,  “a favor de la recuperación de la salud”, “a favor de la honestidad”, etc.

Cada cual elegimos en lo que creemos, cierto. Yo creo en el poder de la Ley de la Atracción; y más todavía creo que el Dr. Escudero, creador de la Noesiología y la Noesiterapia, está muy acertado en sus principios, y ha hecho cosas muy grandes (eso ya es tema de otro post). Yo elijo fijarme más y mejor en qué digo y pienso, y en cómo lo digo y lo pienso.

Gracias